text



El trabajo de Alejandro Maureira "About the object" muestra a simple vista una tensión

entre lo real y la apariencia de lo real a través de una serie de fotografías que se

insertan en su propia biografía. A modo de práctica se produce un alejamiento táctil de

los referentes, una huida que puede ser entendida como ocultación, pues lo que

aparece son representaciones de objetos de origen familiar.

Todo comienza con una imagen de dolor, un objeto perteneciente a un familiar

querido, que parece sanar en un enfrentamiento contra él. Me contaba el autor que

todo comenzó reflexionando sobre ese objeto. A modo de fantasma éste volvía una y

otra vez a su memoria, hecho que desembocó en una vuelta a su país de origen para

fotografiarlo. El objeto se convirtió en obsesión pues provocaba, con su presencia, una

mirada al pasado. Benjamin decía que "el objeto en sí contiene un pasado latente",

una especie de potencia que lo carga de una "energía" especial.

La memoria necesita ser activada para que los recuerdos no caigan en el olvido.

El objeto es capaz conectar con el pasado, condensando en sí, como fragmento de la

historia, una especie de totalidad, que en esta ocasión puede ser traducida como un

retrato familiar. Esta condensación del tiempo también es reflejada en las otras cuatro

imágenes que componen esta serie de Alejandro Maureira con sendos objetos

anclados a su biografía. El tiempo es representado por colores que muestran una hora

del día determinada en la que se realizó la fotografía. Finalmente, la yuxtaposición

sirve como herramienta de montaje para generar la imagen final. Es como si la imagen

hubiera sido desplegada en un plano por el fotógrafo, que buscando horadar en ella,

la descompone y vuelve a "coser" para que aparezca su esencia, perdida en su

corporeidad.

_________________________________________________________________________


Nuestra época puede describirse como la desmaterialización de lo sensible. También

de lo objetual. Nuestro tiempo se comprime, acelera. Abocados al ritmo vertiginoso

que impone la sociedad capitalista actual, queda poco tiempo para la reflexión y la

calma. Vivimos un tiempo de desapego, el cual es difícil combatir.

José Luis Pardo habla de una sociedad basada en el usar y tirar, que, no obstante, le

ha perdido la partida al ideal de la modernidad que pensaba que todos los residuos

podrían ser, del mismo modo, reciclados, recuperando una otrora función utilitaria

perdida u obsoleta.

En "Lost and found" los objetos perdidos y olvidados se apilan en oficinas y burocracia.

Las fotografías muestran una serie de "no lugares" en la que los objetos aparecen

apilados esperando un final, o una nueva posibilidad de volver a la circulación. Algunos

detalles muestran acumulaciones que generan una sensación de angustia y

desasosiego quizás por el sentimiento de pérdida que provocan. Las oficinas de

objetos perdidos son un síntoma de la modernidad a la que quedan relegados los

objetos que "no tienen lugar, los que no están en su sitio y, por tanto, los que hay que

trasladar a otro sitio con la esperanza de que allí puedan desaparecer como basura,

reactivándose, reciclándose, extinguiéndose: [o más bien] los que buscan otro lugar

para poder regresar"1.

_________________________________________________________________________


Finalmente, "Zero object" supone un vaciamiento del objeto a través de su

despersonalización. Falto de rasgos, o errores que lo singularicen, el objeto es seriado

convirtiéndose en una copia, una especie de final de ciclo de los objetos familiares que

han formado parte del proyecto de Alejandro Maureira. Como desposeídos de aura se

confrontan con las imágenes de los originales como negación del pasado, o ausencia

de toda narración. Se antoja como una especie de misa fúnebre, metáfora en la cuál

desemboca la contemporaneidad, de elementos estandárizados que campan en

distintos contextos. Richard Sennet hablaba de que "la estandarización del entorno

deriva de la economía de lo efímero, y la estandarización produce indiferencia".

El objeto cero es el culmen de la aceleración, un objeto indiferente y que muestra la

transparencia de lo genérico y moldeable. En el postcapitalismo vendría a ser ese

objeto que todos tenemos, y que siempre narra la misma historia. No es capaz de

multiplicar el tiempo, sino que fluye en el devenir de lo ansiado impidiendo a nuestra

mente cualquier tipo de mirada en otra dirección.

                                                                                                Javier Bermúdez

_________________________________________________________________________

(1) J. L. Pardo, Nunca fue tan hermosa la basura. Conferencia en La Casa Encendida.


_________________________________________________________________________